Devocionario

Rosario de Sanación 1ª Parte


Bienvenidos, yo soy Pedro, Sacerdote Católico Franciscano.

Hola, yo soy María Teresa, líder de comunidad.

Juntos llevamos un grupo de oración.

Te invitamos a orar con Jesús en medido nuestro.


Alzando los ojos al cielo, Jesús habló así a nuestro padre Dios: “Padre, glorifica a tu hijo, para que todos sean uno, como tu en mi y yo en ti, que ellos sean uno en nosotros”.

San Juan 17,1 y 21


“Deseo que toda tu vida se amor, todo lo que hagas hazlo con amor, en cada pequeña cosa, ve a Jesús y su ejemplo, haz lo que hizo Jesús, Él murió por amor a ti, tu también ofrece todo lo que hagas con amor a Dios, inclusive las cosas más insignificantes de tu vid a cotidiana”.

Virgen María a Marija Medyugorje, Nov 1988.


“El rosario es la puerta del cielo, la cruz es la llave”


¿Qué favor necesitas de tu madre del cielo? Pídelo ahora, dile a María tus intenciones y necesidades. Agrádecele su presencia en tu vida ¡Acuérdate de pedir siempre por los demás!


Primeros misterios


Primer misterio de Gozo: La encarnación del Niño Jesús.

“Quiero que cada día se encarne el amor de Dios en mi para darlo a los demás”


Primer misterio de Dolor: La oración de Jesús en el huerto de Getsemaní.

“En el momento fácil o difícil quiero decir con Jesús: Padre que no se haga mi voluntad sino la tuya. Quiero ayudar a los demás a hacer la voluntad de Dios”


Primer Misterio de Luz: El bautismo en el río Jordán.


Primer Misterio de Gloria: La resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

“Quiero dejar vivir en mi a Jesús resucitado y lo consigo cuando amo a los demás siempre enseguida y con alegría”


Padre nuestro

Ave María

Gloria


Oraciones de Fátima

  1. “Jesús, yo creo, espero, adoro y te amo. Te pido perdón por los que no creen, ni esperan, ni adoran, ni te aman”.

  2. “Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia”.


Segundos misterios


Segundo misterio de Gozo: La visita de la Virgen María a Santa Isabel.

“Quiero ayudar a los demás espiritual, moral y materialmente sabiendo que donde hay amor está Dios”

Segundo misterio de Dolor: La flagelación de Jesús.

“Quiero ofrecer a Jesús siempre mis dolores físicos o morales, enfermedades y cansancio”.

Segundo misterio de Luz: La auto-revelación en las bodas de Caná

Segundo misterio de Gloria: La ascensión de nuestro señor Jesucristo al Cielo.

“Quiero mejorar y superarme siempre a través de la fe, la esperanza y el amor que Jesús me da, pues quien no progresa retrocede”.

(1 padre nuestro 10 aves marías, gloria y las dos oraciones de Fátima)


Terceros Misterios


Tercer misterio de Gozo: El nacimiento del niño Jesús.

“Como José y María vivían con Jesús en medio de ellos, así quiero que esté presente Jesús resucitado en nuestra casa”

Tercer misterio de Dolor: La coronación de espinas.

“Me uno a los dolores de Jesús, con las pruebas que tengo al aceptar las penas, los defectos y las pobrezas morales de los demás”

Tercer misterio de Luz: Jesús anuncia el reino.

Tercer misterio de Gloria: La venida del Espíritu Santo.

“Agradezco al espíritu Santo por ser mi protector, por enseñarme a rezar, a unirme a Dios y al prójimo.”

(1 padre nuestro 10 aves marías, gloria y las dos oraciones de Fátima)


Cuartos Misterios


Cuarto misterio de Gozo: La presentación del niño Jesús en el Templo.

“Quiero aprender a vivir con pureza y valentía ante los que no creen en Dios ni en la Iglesia Católica”

Cuarto misterio de Dolor: Jesús Carga la Cruz rumbo al Calvario.

“Quiero aceptar mi muerte desde ahora, dónde, cuando y como Jesús quiera. Quiero morir ahora a mi egoísmo”.

Cuarto misterio de Luz: La transfiguración

Cuarto misterio de Gloria: La asunción de la Virgen María al cielo.

“Quiero luchar con esfuerzo diario por ser santo como un regalo de amor a María”

(1 padre nuestro 10 aves marías, gloria y las dos oraciones de Fátima)


Quintos misterios


Quinto misterio de Gozo: El niño Jesús perdido y hallado en el templo.

“Si María al pie de la cruz supo perder a su hijo para salvarnos, quiero aprender todo dolor por amor a los demás”.

Quinto misterio de Dolor: La crucifixión de Jesús.

“Se que Jesús me amó más, cuando más sufrió por mi y decido amarlo más, cuando más sufro por Él”.

Quinto misterio de Luz: La institución de la Eucaristía.

Quinto misterio de Gloria: La coronación de la Virgen María como Reina del Cielo y de la Tierra. “Quiero ser santo y pido ayuda a María, a los ángeles y a los Santos que han llegado al Cielo”.

(1 padre nuestro 10 aves marías, gloria y las dos oraciones de Fátima)


Salve


Letanía Lauretana


Señor, ten piedad de nosotros. -Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo óyenos

Cristo escúchanos

Padre Celestial que eres Dios -Ten piedad de nosotros.

Hijo redentor del mundo que eres Dios.

Espíritu Santo que eres Dios.

Santa María -Ruega por nosotros.

Santa madre de Dios

Santa virgen de las vírgenes

Madre de Jesucristo

Madre de la Iglesia

Madre de la Divina Gracia

Madre purísima

Madre castísima

Madre virgen

Madre sin corrupción

Madre inmaculada

Madre amable.

Madre admirable

Madre del buen consejo.

Madre del Creador.

Madre del Salvador.

Virgen prudentísima

Virgen venerable

Virgen laudable

Virgen poderosa

Virgen clemente

Virgen fiel

Espejo de justicia

Trono de la sabiduría

Causa de nuestra alegría.

Vaso espiritual.

Vaso honorable.

Vaso de insigne devoción.

Rosa mística.

Torre de David.

Torre de Marfil.

Casa de oro.

Arca de la alianza.

Puerta del cielo.

Estrella de la mañana.

Salud de los enfermos.

Refugio de los pecadores.

Consuelo de los afligidos.

Auxilio de los cristianos.

Reina de los ángeles.

Reina de los patriarcas.

Reina de los profetas.

Reina de los apóstoles.

Reina de los mártires.

Reina de los confesores.

Reina de las vírgenes

Reina de todos los santos.

Reina concebida sin pecado original.

Reina elevada al cielo.

Reina del santísimo rosario.

Reina de la paz.


Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo -Perdónanos Señor.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo -Escúchanos Señor.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo -Ten misericordia de nosotros.


Bajo tu amparo nos acogemos santa madre de Dios, no desprecies las oraciones que te dirigimos ante nuestras necesidades, líbranos siempre de todos los peligros del cuerpo y del alma, ruega por nosotros santa madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro señor Jesucristo. Amén.



Oración de Protección


Yo (di tu nombre completo) con la sangre preciosa de Jesús protejo y sello todo mi ser, interior y exteriormente, deposito en el corazón inmaculado de la virgen María, todo mi haber y poseer; para que ni en el presente ni en ningún momento futuro lleguen a ellos daños por venganzas de lo oculto.

En el nombre de Jesús, queda prohibida toda acción e interacción, toda comunicación e intercomunicación espiritual. Invoco la presencia de los ángeles, arcángeles (Miguel, Gabriel y Rafael), principados, virtudes, potestades, dominaciones, querubines, serafines y tronos de Dios; para que sean ellos quienes lleven a cabo esta batalla contra el mal. Pido la Ayuda de la comunión de los santos.

Amén. Amén. Amén.


Oración de Perdón


En el nombre de Jesucristo, yo (di tu nombre completo) perdono a: (di el nombre de la persona a quien vas a perdonar).

Te perdono por toda ofensa, humillación, envida, maldición y rechazo. Te perdono por los pleitos, insultos, abandonos, golpes y rencores. Te perdono por tu alcoholismo, por las infidelidades y mentiras.

Te perdono por no cumplir lo prometido, por tus chismes y calumnias. Te perdono por toda falta de amor consideración y caridad. (Respira profundamente y menciona todo lo que tengas que sentir de la persona que estas perdonando).

En el nombre de Jesús: yo te perdono, en el corazón de Jesús: yo te perdono, en la misericordia de Jesús: yo te perdono, te bendigo y desato todo lazo de rencor entre tu y yo. Delante de Dios te declaro inocente y libre, ya no me debes nada. Le pido a Jesús que te ame profundamente, te llene de paz y se manifieste en ti con abundancia de bienes espirituales y materiales.

Amén. Amén. Amén.


Oración por los antepasados


Padre Dios, en nombre de Jesús, te pido por los méritos y virtudes de sus santas llagas, sean lavados por su sangre todos los efectos causas, consecuencias y atributos de las faltas de mis antepasados que no fueron reparadas y que todavía pesan sobre de mi en forma de debilidades o tendencia hacia esos mismos errores y pecados. Te pido perdón en su nombre por haberse burlado o renegado de los sacramentos de la santa iglesia siendo bautizados, o por insultos y negaciones hechos a tu Santa Trinidad, te pido perdón por toda infidelidad y desconfianza hacia ti. Pido perdón en su nombre por los daños que mis antepasados causaron a la familia, al matrimonio, a la sociedad y al medio ambiente.

En nombre de Jesús, te ruego que tu amor repare las injusticias que cometieron en contra de todas las personas, instituciones, pueblos o naciones y en sus descendientes.

Que por intercesión de inmaculada concepción de María nos concedas la sanación a partir del instante de nuestra concepción, la de mi descendencia.

Que tu Espíritu Santo me inspire todos los días de mi vida para hacer obras de caridad y servicio. Pido que tu misericordia alcance a los que y han muerto, para que descansen en paz junto a ti y para los que aún vivan, tu Espíritu Santo los convenza de sus errores dándoles la gracia del arrepentimiento.

Amén. Amén. Amén.






Oración de renuncia y liberación


En tu nombre Jesucristo, yo (di tu nombre completo) de manera personal y a nombre de mis antepasados renuncio a satanás, a todas sus fascinaciones, seducciones y mentiras. Renuncio a toda práctica de brujería, magia blanca, negra de cualquier color, santería, hechicería o vudú.

Renuncio a toda limpia con huevo, hierbas, bálsamos, vino, sangre o fuego.

Renuncio a todo pacto, reto, sello, alianza o consagración al demonio; a conjuros, perjuros, maleficios o invocaciones diabólicas.

Renuncio a toda maldición, mal deseo, envidia, odio, rencor, resentimiento, codicia, avaricia, soborno, robo, fraude, despojo o enriquecimiento ilícito.

Renuncio a todo acto de orgullo, soberbia, prepotencia, vanidad y egolatría.

Renuncio a todo rito de iniciación chamánica, espiritista, espiritualista, masonería, filosofía rosacruz, diabética, y a toda secta o sociedad secreta.

Renuncio a todo conocimiento de la nueva era, creencia en la reencarnación, esoterismo, metafísica, meditación trascendental, yoga, a todo acto de curanderismo, a las operaciones espirituales, hipnotismo con regresiones, baños con flores, especies, hierbas, sangre de animales o humana o con otras sustancias con fines mágicos.

Renuncio a toda lujuria, aborto adulterio homosexualidad, bisexualidad, incesto, violación, pornografía, bestialismo, promiscuidad y prostitución. A todo lo que yo u otras personas hayan hecho ilícitamente para controlar, nulificar o desbordar mi sexualidad.

En el nombre de Jesucristo, renuncio al culto y veneración a la llamada “Santa Muerte” o al vampirismo, a todo encantamiento, invocación y evocación de muertos, a espíritus custodios, guardianes cósmicos, protectores, espías, vigilantes, a seres espirituales nombrados “maestros de sabiduría”, o a cualquier otro ser maléfico en forma oculta y manifiesta.

Renuncio a todo acto o juego de mediumnidad, a la ouija, al control mental, al manejo del péndulo, a instrumentos para encontrar “tesoros ocultos” o dinero enterrado.

Renuncio también a toda clase de adivinación, sortilegio, lectura de cartas, café y caracoles, a toda forma de astrología, horóscopos o cartas astrales.

Renuncio a los amuletos y talismanes, al tetragrámaton, a las herraduras, pirámides, cuarzos imanes, agujas, sábilas o ajos con moños rojos, imágenes de santos mezclados con tierra de panteón, limones, velas y veladoras de colores “curadas”, fetiches y representaciones de mi persona de cualquier material y forma que se encuentren enterrador y sean manipulados por mi mismo u otras personas.

Renuncio a toda forma equivocada de “medicina alternativa” que bajo engaños haya ritualizado mi ser al demonio.

En el nombre de Jesús renuncio a toda comida o bebida mezclada con brujería que haya yo ingerido, y a todo lo que haya sido tirado, rociado o untado en mi cuerpo, ropa, zapatos, casa, trabajo, negocio o cualquier pertenencia u objeto que esté cercano a mi, que haya sido maldecido o consagrado al mal.

En el nombre de Jesucristo denuncio, renuncio y echo fuera de mi a todo espíritu de traición, destrucción, muerte, esclavitud, ausencia de Dios, miseria, mendicidad, soltería, infelicidad matrimonial, viudez, orfandad, amargura, envejecimiento o muerte prematura, persecución, problemas con las leyes o justicia humana, esterilidad, humillación rechazo insomnio, deseos de suicidio, aislamiento, locura, soledad, neurosis, depresión, obsesión, miedo, angustia, debilidad, enfermedades crónicas, invalidez, ceguera, sordera, mudez, falta de olfato, imposibilidad de saborear la comida, insensibilidad, celos, inconformidad, incapacidad para vivir, conseguir o conservar, un trabajo, una pareja un matrimonio o una familia.

En el nombre de Jesús, denuncio, renuncio y echo fuera de mi todo espíritu de alcoholismo o cualquier otra adicción, del mal carácter, de falta de memoria, de falta de control y dominio de mi ser, y realidad, inconsciencia, envidia, abandono, gula, suciedad, desorden, malos olores crónicos en mi cuerpo, ropa o casa, de falta de fe, esperanza y caridad, de falta de interés en la vida, de desprecio a la eucaristía y de aborrecimiento o flojera para tener vida de oración. Corto, destruyo y nulifico los medios a través de los cuales fueron hechos los medios antes mencionados, si fueron veladoras, fotos, ropa, tijeras, agujas, fetiches, entierros, lo que haya sido.

Renuncio a lo que en forma consciente o inconsciente haya yo hecho o haya sido hecho por otra persona en mi nombre para obtener poderes, dinero, éxito, buena suerte o pretender saber el futuro, o bien para conseguir el amor y la salud, propios o ajenos, o tener dominio y control sobre personas, objetos animales, lugares espíritus y fuerzas de la naturaleza.

Nulifico los efectos de cualquier práctica contraria al compromiso adquirido a través de mi bautizo, de fidelidad y reconocimiento a Jesucristo como mi único salvador, a los sacramentos, a la virgen María, a la Iglesia Católica. A lo que impide el ejercicio de mi sentido común, capacidad de juicio, entendimiento y voluntad.

Echo fuera de mi todo aquello con lo que haya intentado sustituir el amor y la confianza de Jesús.

Renuncio al rechazo de mis padres desde el instante de mi concepción y durante mi vida en el seno materno. Renuncio al mal que me causaron por intentar abortarme con hierbas, sustancias químicas o con objetos punzo cortantes.

Renuncio a todo el rencor que tengo si fui dado en adopción o abandonado sin haber conocido a mis padres biológicos o a maldiciones recibidas, durante mi gestación.

Nulifico por las llagas de Jesús todo mandato de fracaso, muerte en vida y suicidio que hay en mi por estas causas, la incapacidad para aceptar el amor de Dios, para aceptarme a mi mismo o a las personas, para estudiar, trabajar y ser feliz.

Renuncio a todo lo que sea contrario a la salud, el respeto y la dignidad que como templo del espíritu santo necesita todo mi ser y que esté impidiendo relacionarme con Dios, conmigo mismo, con mi entorno, en una forma sana, tener una familia unida y un trabajo digno y bien remunerado.

Por que Jesucristo se manifestó para deshacer las obras del diablo: habiendo denunciado, renunciado y echado fuera de mi todos los espíritus de mal, los envío atados y amordazados a los pies de la santa cruz y les prohíbo regresar.

Habiendo nulificado todos los efectos, causas y consecuencias, tomo autoridad en el nombre de Jesús, para que caigan todos los bloqueos, tinieblas y barreras que satanás construyó a mi alrededor y le ordeno a todo se demoníaco que despojó a mi familia o a mi mismo que nos devuelva lo que nos quitó.

Padre Santo te lo ruego, sana toda mi vida, toda mi historia personal, perdóname, ayúdame, libérame, bendíceme.

Padre Dios, acepto que tú seas mi Padre, Jesucristo mi hermano, la virgen María mi madre, por que hoy yo (di tu nombre completo) les pertenezco para siempre.

A través de tu santo espíritu guíame para reparación de todas las faltas que cometí y enséñame a amar tu voluntad. Gracias Padre. Amén. Amén. Amén.


Oración para sellar la sanación


Con el dedo pulgar de la mano derecha haz el signo de la cruz en tu frente y repite con nosotros:

Con la sangre preciosa de Jesús, sello esta sanación que tú Padre Dios acabas de hacer en mi, para que no vuelvan más estos males y espíritus a mi vida ni en numero de uno, ni en ningún otro número, ni de la misma naturaleza ni de naturaleza parecida.

Te ruego Padre Dios que el Espíritu Santo ocupe todo mi ser y restaure las virtudes que estos males han destruido en mi.

Desato en mi, todo los dones y frutos de tu Santo Espíritu.

Envíame a tus ángeles ministradores de paz., unidad, salud y prosperidad.

Espíritu Santo de Dios, recibe la consagración perfecta y absoluta de todo mi ser, dígnate ser en adelante mi director, mi luz mi guía, mi fuerza y todo el amor de mi corazón.

Amén. Amén. Amén.


Oración para bautizar niños abortados

(esta oración no sustituye el sacramento de la confesión)


Señor Jesucristo, yo (di tu nombre completo) te pido perdón si provoqué la pérdida de este bebé, te ruego que me sanes de toda herida que me indujo a abortar. (Respira profundamente) te entrego la culpa, la soledad, el dolor, la rabia, como el enojo que siento en mi interior por este hijo(a) que no nació, quita también todo esto de él (ella).

Señor Jesucristo, deseo bautizar a mi bebé, te pido que esté presente también nuestra madre la virgen María (respira profundamente. Escoge un nombre de niña o de niño).

En el nombre del padre del hijo y del Espíritu Santo yo te bautizo a ti, hijo mío (o hija mía), con el nombre de: (di el nombre que has escogido y haz la señal de la cruz con tu mano derecha).

Gracias por ser mi hijo(a), te pido que aceptes el amor de Dios y el que hoy yo quiero darte. Te bendigo y te deposito en los brazos de Jesús y de la virgen María.

Te ruego Padre Dios que le concedas a mi bebé la resurrección en el cielo. Gracias Señor.

Amén. Amén. Amén.



Oración para entregar espiritualmente una expareja


Señor Jesucristo, tu sabes el dolor que aún tengo en la vida por mi pasada relación, con : (di el nombre de tu expareja).

Ahora deseo entregártela con toda sinceridad, pedirle perdón a través tuyo por el mal que yo le haya causado. También deseo perdonarla por los daños que me causó (respira profundamente).

Separa Señor Jesucristo con el poder de tu Amor, mi cuerpo, mi alma, y mi espíritu de lo que fue esa relación. Te pido, sana sus heridas y mis heridas, su memoria y mi memoria.

Libero en tu nombre, Jesucristo, a esta persona del contacto físico, psicológico y espiritual que tuvo conmigo y te entrego todo lo que recibí de: (di el nombre de tu expareja).

Enséñanos a construir a cada uno una vida nueva, en los caminos que hemos decidido transitar por separado.

Amén. Amén. Amén.


Bendición


Nuestro Señor Jesucristo que nos amó con un amor tan desmedidamente grande y que fue puesto sobre la cruz de madera y condenado a la muerte más amarga: lave y bendiga tu alma con su sangre preciosa, en recuerdo del sufrimiento con el que pagó por ti, a fin de que tu amor arda para Él. Que ese poderoso fuego de amor, consuma todos tus pecados y te conceda reposar sobre tu bendito brazo, donde todos los santos reposan. En el nombre del padre del hijo y del Espíritu Santo.

Amén. Amén. Amén.



In memoriam

Catalina Llompart Femeninas

(Inca 1948 Mayorca-1998 España)

Agradecemos a todas las personas que han compartido con nosotros su experiencia espiritual de muchos años dedicados a una vida de oración, en un fuerte compromiso con la Iglesia católica y sus hermanos, personas y con paciencia y dedicación nos han guiado a nuestra sanación y han contribuido a la elaboración de este material.

Especialmente a nuestro hermano:

Rubén Darío Cáceres Ojeda

Fray Pedro Sánchez T.O.R. y

María Teresa Ochoa.


Para todo lo relacionado con el Rosario de Sanación, favor de dirigir su correspondencia al:

Apartado postal 39-038 CP 15621 México D.F.